Defender la Constitución es un deber inexcusable.
En el marco de ella conviven todas las corrientes
del pensamiento, y se mantiene el debate
bajo la protección de sus normas,
dejando al pueblo soberano, y solo a él,
la decisión sobre la forma
como ha de ser gobernado el país.